subscribe: Posts | Comments

Huracanes: Andrew y otros

0 comments

Las personas son confiadas cuando se trata de prepararse para hacer frente a un huracán y ponerse a salvo, pero eso es porque nunca han vivido uno de gran intensidad…

El 17 de agosto de 1972, tras una temporada de huracanes tranquila, se originó una depresión tropical que se transformó en una tormenta tropical llamada Andrew. El viento alcanzó los 120 km/h, un huracán de categoría 1. Al día siguiente alcanzó la categoría 4, con rachas vientos de 240 km/h.

La forma más directa de observar y medir los vientos de un huracán es mediante aviones de reconocimiento, P3 Orion. Las mediciones que realizan estos aviones tienen un alcance limitado, ya que no se pueden obtener hasta que el huracán está relativamente cerca de la costa, pero ayudan a predecir su recorrido. Los datos recogidos por el avión, son transmitidos a la Sede Central del Centro Nacional de Huracanes de los EE.UU. que forma parte del Servicio Nacional de Meteorología y de la Aministración Nacional Oceánica y Atmosférica. En este centro se buscan respuestas sobre el tamaño de los huracanes, su estructura y, lo más importante, hacia dónde se dirigen.
trayectoria Andrew

Desafortunadamente, Andrew se intensificó horas antes de tocar tierra en Florida y el Centro Nacional activó la alarma, por la que se evacuaron a 700.000 habitantes. La tormenta produjo olas de hasta 7 metros de altura en Las Bahamas, como si de un tsunami se tratara. El resultado fue la pérdida de 26 vidas y causó pérdidas de 26.000.000 de dólares. Incluso el Centro Nacional también recibió un golpe directo en el radar de 900 kilos situado a 12 pisos de altura. Tras la revisión de los planes de emergencia, 3 años más tarde, se construyó una nueva oficina del Centro Nacional más resistente a prueba de inundaciones y fuertes vientos.

Desde Andrew, hay nuevos mecanismos GPS para medir datos más precisos sobre los niveles de intensidad del viento en el mar. Con estos nuevos conocimientos y datos se reclasificó a Andrew como una tormenta de categoría 5.

En el siguiente reportaje se profundiza sobre el análisis y predicción de los huracanes:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *